Un fin de semana en Cuernavaca

DSC_0678A Verónica la conocí en Berlín, muy lejos de aquí, su tierra natal y mi Mexico de acogida.
Nos encontramos en un proyecto rodeadas de gente incomprensible y desarrollamos en seguida una complicidad “técnica” que poco a poco se fue convirtiendo en una amistad de esas que resisten tiempo y distancia.

La última vez que la vi fue en 2006, ella dejaba Europa, dónde había vivido unos años y regresaba a Mexico. Nos fuimos juntas unos días por la Toscana a modo de despedida (geográfica y personal). Habíamos compartido proyectos y residencia. La última temporada de Berlín, me instalé en su casa, en el centro, lejos de los aburridos apartamentos en el aburrido barrio, donde estratégicamente nos habían alojado al grupo de consultores desplazado hasta allí.
Después de todo eso, nos separamos deseándonos suerte y alegría.
Cambió de empresa, de residencia y de país, y desde entonces no había vuelto a saber nada de ella.

Cuando planeaba mi viaje a Mexico pensé en ella, en pasar por Puebla y visitarla, pero los días se atropellaban y dejaban poco tiempo para preparativos (de hecho, hay fines de semana que he planificado con mas esmero que estos dos meses de Mexico).
Un día, poco antes de venir, recibí una invitación de amistad por Facebook. Era Verónica. Se casaba en agosto, y probó a buscarme aunque sólo fuera para darme la noticia. En su invitación ya estaban incluidas mis excusas por no recorrer medio mundo para verla en el altar. Pero a veces el destino es caprichoso y en unos días un autobús me llevará a Oaxaca, y acompañaré a Verónica y sus cuates durante su tradicional, anhelado y sorprendente casamiento.

La semana pasada, tuvo lugar la despedida de soltera. En Cuernavaca. Es curioso que aquí me parezca normal meterme 7 horas de autobús para tiempos de estancia que en España me parecerían ridículos para tanto esfuerzo. La verdad es que estuve a punto de no ir. Había estallado una crisis en un proyecto en Barcelona, y estuve con el teléfono y el portátil a cuestas todo el rato, pero no me resigné a no ir…y me alegro de haberlo hecho.

No hay autobuses directos de San Miguel a Cuernavaca, así que pasé la noche antes en Querétaro, punto de conexión, para coger el primero de la mañana rumbo a Cuernavaca.
Al llegar a Querétaro volví sobre los pasos conocidos hacia el restaurante Ama Layú y allí, con la tranquilidad que da la buena compañía y la buena mesa, busqué un lugar dónde dormir. Terminé en el Mesón del Obispado, una pocilga con encanto.
Me dijeron por teléfono que tenían acceso a Internet (era mi único requerimiento), pero aquí la información hay que tomársela de forma muy relativa y el caso es que terminé sentada en un banco de la Plaza de la Corregidora, conectada a una wifi pública hasta bien entrada la madrudada. Camino a mi habitación, ya con el portátil sin gota de bateria bajo el brazo, como un guerrero después de una absurda batalla, pensé, sobre la relación entre la imprudencia, la temeridad y la inconsciencia.

Salí del autobús en la estación de Cuernavaca y el calor húmedo, el aire espeso, el olor a tacos y el bullicio, me despertaron de un guantazo. Había pasado todo el viaje dormida, recuperando horas de sueño por aguantar horario español los días previos.
Tenía las indicaciones para coger un taxi y llegar al hotel, pero decidí pasear un rato por aquella calle atiborrada de puestos de comida corrida, artesanía, y comercios que son auténticos mudos paralelos, dónde se vende, se vive, se platica, se come y se exponen productos sin aparente relación conceptual. Aquí en las farmacias puedes recargar un móvil o comprar tabaco (por poner un ejemplo de lo más común y sorprendente).

Llegué al hotel y por primera vez en muchas horas me sentí segura. Esa seguridad que te da el confort, el sentirte en destino, el servicio de lujo, la armonía estética, un entorno bajo control y diseñado para calmar la mente y alterar los sentidos.
Hosteria las Quintas , un paraíso por el que me adentraba, sucia, cansada, aturdida y con un sentimiento entre el entusiasmo y el escándalo por tal desmesura de belleza y contraste con el exterior.

Verónica y su grupo llegaron a los pocos minutos. Tras la euforia del re-encuentro y las presentaciones de rigor, pasamos la tarde poniéndonos al día. Me encantan esas conversaciones dónde se pierden las referencias temporales, has de sintetizar, buscar la esencia del relato vital y obviar lo superfluo (como si fuera fácil!). De vez en cuando sale un “ah, eso te lo perdiste!” y vuelve a abrirse otra elipse para explicar una historia que volverá al punto dónde se inició el paréntesis, para seguir el episodio original.
Pasamos la tarde en la piscina hasta que una espectacular, pero espectacular tormenta nos congregó en las dos habitaciones contiguas que teníamos reservadas. Seguimos la conversación en la terraza de uno de los dormitorios, bebiendo, fumando y estiradas por el suelo, como adolescentes en su primera escapada.

La noche fue tremenda. Una buena cena en un lugar fantástico. Me dejé guiar con la comida, para deleite de mi paladar y tormento de mi estómago. Conversación inteligente, íntima, divertida. Risas, profundas reflexiones, confidencias sentimentales, consejos de brujas buenas. Ana, Silvia, Carmen, Verónica, un grupo de buenas amigas que me hicieron sentir como si lleváramos juntas desde el parvulario.
La noche se puso al rojo cuando me di cuenta de que me habían robado. Sencillamente mi monedero había desaparecido (efectivo, tarjetas de crédito, identificación…en fin, lo normal en estos casos).
Yo, una vez superado el shock, me resigné ante la falta de evidencia de un robo, ellas se movilizaron convencidas de que no se había perdido. Se dispersaron, hablaron con todo el personal, pasada una hora se dirigían a ellos ya por su nombre, resolutivas, incisivas, aseguraban recompensas si aparecían los papeles, y volvían una y otra vez a intercambiar teléfonos con todo el servicio y a revisar de nuevo todos los rincones. Yo agradecida, paralizada, absorta, inútil, sorprendida. Ya nos íbamos y al cruzar con el coche por la puerta del recinto, Ana abrió la ventanilla y repitió de nuevo la retaila al conserge de la puerta!!.
Ya en ruta, rompí el silencio para preguntar “hacía falta todo ese show”?!! y estallamos en risas…Miré la oscuridad a través de la ventanilla, pensando de qué carajo me reía yo, pero lo cierto es que el resto de la noche fue de un surrealismo hilarante digno de una peli de Tarantino. En fin, una de las juergas más caras de mi vida.

La mañana fue tranquila, un sobervio buffet mientras sonreíamos cómplices y unos baños en la piscina, tranquila hasta que alguien preguntó que hora era y salí del agua como un resorte: faltaba media hora para que saliera mi autobús de vuelta. Volvimos a movilizarnos, Verónica me acompañó. En el taxi, confeccionábamos el plan B por si no llegábamos a tiempo, sonaba tan bien que casi deseé que el taxista dejara de derrapar por las calles como respuesta a nuestra histeria.
Llegué unos minutos tarde, pero con el tiempo y el aliento justos para subir al autobús y volver a tener esa sensación de paz como la que había sentido el día anterior all llegar al hotel.
Aún nos dio tiempo de darnos un abrazo, agradecernos la compañía y despedirnos hasta pronto.

Antes de dormirme en el autobús, recordé la historia de amor que Verónica me había ido contando durante las horas compartidas. Miré por la ventanilla y vi reflejada una sonrisa, recliné el asiento y me relajé pensando que esta vida a veces, tiene sentido.

Categoría: Personas

Etiquetado: , , , ,

Comentarios: 13

  1. MarcG 12/08/2010 at 10:57 Reply

    Encantador, como siempre…

    Y además, “basado en hechos reales” ;-)

    Ya estoy esperando el siguiente capítulo, creo que este verano no leeré ningún libro en especial, esperaré tus posts.

    Petonets!

  2. Anonymous 12/08/2010 at 11:33 Reply

    Me encanta….Momentos como estos son inolvidables…Por un momento mientras leia, estaba allí con vosotras, cenando, riendo, y buscando la cartera… Besos.
    Sole

  3. Odilas 12/08/2010 at 20:33 Reply

    Gracias Marc!, ya sabes aquello de que la realidad siempre supera la ficción. TE envío pronto la siguiente entrega…mientras te puedes entretener con algún best seller de esos que corren por ahí :)
    Un abrazo.

    Hola Sole! te hubieras reído con ganas…y me hubieras dado un par de collejas, fijo :)
    Besos y hasta pronto.

  4. Julen 13/08/2010 at 05:41 Reply

    Te roban y tan tranquila. Yo de mayor, voy a querer ser como tú. Besos.

  5. Juana 13/08/2010 at 14:19 Reply

    ¡Muy bueno! Ya se porque estoy “enganchada” a los blogs y ¡que bien contado!

  6. Francesca 13/08/2010 at 15:46 Reply

    Gracias por alegrarnos con el relato de tu experiencia mejicana, disfruto leyéndolos y, sobre todo, disfruto pensando en los que nos contarás al regreso, una vez digerido el anecdotario completo de estos meses.
    Me gusta notar a través de tus escritos, que estás disfrutando de tu estancia. Continua así, viviendo los acontecimientos y no sufriéndolos (la filosofía con la que asumiste lo de la cartera me indica que ya estás en esa línea :-D).
    Besos y hasta pronto.

  7. Odilas 14/08/2010 at 04:16 Reply

    Bueno Julen, no quiero ser aguafiestas, pero tú ya te has hecho mayor…y ya sabes que la tranquilidad es una conquista evolutiva :). Besos!

    Hola Juana, me alegra que te haya gustado. Gracias por pasarte por aquí

    Francesca, reina. Nos tomaremos un tequilita pronto y platicaremos hasta que nos duela la boca :)
    Los acontecimientos son los que son…y sufrir, lo mínimo.
    Un abrazo y hasta pronto!

  8. Amalio A. Rey 14/08/2010 at 10:31 Reply

    Qué bonitos son los reencuentros, joder. Los viajes los hacen las personas, son las que les dan sentido. Tengo amigos dispersos por el mundo, y añoro esos reencuentros, poder reirnos de travesuras y tonterías que hicimos juntos. Es la pera…
    besos pa’ ti, colega :-)

  9. Odilas 14/08/2010 at 14:19 Reply

    Sí que lo son sí, Amalio. Espero que lleguen pronto tus reencuentros. Estás retrospectivo últimamente? o me lo parece a mi? :)
    Nos vemos pronto en Barcelona!
    Besos

  10. Jesús Fernández 15/08/2010 at 10:36 Reply

    Precioso relato, otra vez. La imaginación vuela contigo, a la misma velocidad que tus frases van recorriendo las horas, contando y al mismo tiempo dejando espacio para que creemos lo que no cuentas… con la seguridad de haberlo observado a pocos pasos de ti.
    Sin molestar, claro…

  11. Odilas 15/08/2010 at 16:24 Reply

    Gracias Jesús! tu comentario es una pequeña maravilla literaria.
    Activar la imaginación de los que te leen es uno de los grandes regalos por escribir…tú ya lo sabes :)
    gracias por tu mirada y por la compañía.
    Un abrazo

  12. Amalio A. Rey 05/09/2010 at 18:46 Reply

    María Jesus:
    Me he pasado por tu casa a ver si habías publicado alguna crónica nueva de tu fantastico viaje, que me gustan mucho, pero veo que te quedaste en Cuernavaca. Sospecho las razones, así que dejemos que la musa siga haciendo su trabajo. Eso necesita foco.
    Oye, pues sí, estoy “retrospectivo”, algo de gorrión me invade a veces. Eso es bueno y me gusta.
    Besos, ¡¡y suerte!!

  13. Odilas 05/09/2010 at 18:52 Reply

    Amalio…después de Cuernavaca sólo hubo tiempo para vivir :)
    Besos

Deja un comentario

pandora pas cher pandora pas cher pandora pas cher golden goose outlet golden goose outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher doudoune parajumpers pas cher scarpe golden goose outlet scarpe golden goose outlet scarpe golden goose outlet scarpe golden goose outlet scarpe golden goose outlet air max 90 pas cher air max pas cher max maillots moncler pas cher moncler pas cher chaussure de foot pas cher