Mariza

marizaVuelvo del concierto de Mariza. Entiendo los fados desde que la escuché por primera vez.

Si mañana leo en los periódicos que Mariza se va a morir y que sabía que este era su último concierto, entendería lo del concierto de hoy en el Palau de la Música.

Uno ya lleva el corazón preparado cuando va a escuchar “saudades” pero hoy las lágrimas (colectivas) no eran por las letras, los recuerdos o los acordes desgarrados de la guitarra. la emoción era por pura rendición a la belleza. La belleza, cuando es extrema, duele.

Y hoy Mariza…su persona, su voz, su puesta en escena, la relación con el público, con los músicos, sus historias entre tema y tema, todo era armónico y preciso.
Cada gesto, hasta una casi imperceptible caída de ojos cuando el piano lo marcaba, o un sutil golpe de cadera cuando la percusión cerraba una canción…, todo parecía estéticamente diseñado para causar un efecto hipnótico.

Se deslizaba como un suspiro, con su cuerpo aparentemente frágil, por el escenario, como una ninfa, como si no fuera real.

En un momento se ha callado, en unas butacas de platea cerca del escenario había revuelo. Me he levantado a mirar, había un grupo de personas alrededor de una mujer que al parecer se había mareado. Alguien traía una silla de ruedas. Mariza arrodillada al borde del escenario, dirigía la escena, como si se hubiera olvidado de su concierto. La mujer se quería quedar en la sala, pero Mariza, con dulzura y determinación le decía que no, “mejor descansa, yo te canto otro día”. Se han despedido con un abrazo.
Y todos, entre divertidos y emocionados nos hemos vuelto a entregar a la música.

Entre ritmos folclóricos frenéticos, canciones que eran susurros, y conmovedores gritos a la vida, a la tierra y al amor, se ha desarrollado el concierto hasta llegar a un final donde la artista ha cantado un extraño en su voz “you are so beautifull”, mientras recorría lentamente, con altivez cálida, el patio de butacas, agarrando manos, dirigiendo sus brazos hasta el más recóndito de los gallineros del teatro, y respirando cada suspiro de un público conmovido y entregado.

You missed it my love.

Obrigado Mariza.

Categoría: Pasiones, Personas

Etiquetado: , ,

Comentarios: 2

  1. José Carlos Amo Pérez 20/11/2008 at 10:59 Reply

    Ayer “hablamos” justo antes de este concierto. Veo que efectivamente disfrutaste y te emocionaste. Enhorabuena.

  2. Odilas 20/11/2008 at 21:10 Reply

    Fue brutal.
    ya recuperaremos la conversación pendiente.
    Gracias

Deja un comentario